La Agenda 2030 y los ODS

La Agenda 2030 es la nueva agenda internacional de desarrollo que se aprobó en septiembre de 2015 en el seno de Naciones Unidas.

Esta Agenda pretende ser un instrumento para la lucha a favor del desarrollo humano sostenible en todo el planeta, cuyos pilares fundamentales son la erradicación de la pobreza, la disminución de las vulnerabilidades y las desigualdades, y el fomento de la sostenibilidad. La Agenda 2030 es universal. Con ella se ha reconocido que las necesidades de desarrollo son las mismas para todas las personas, independientemente del lugar donde vivan.

Todas las personas necesitan de salud, educación, vivienda, empleo, energía, igualdad, paz y ecosistemas sanos para vivir dignamente, tanto ahora, como las generaciones futuras.

La Agenda contiene 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que habrán de ser alcanzados de aquí a 2030 y representan sin duda una oportunidad para que los países y sus sociedades emprendan un nuevo camino con el que mejorar la vida de todos, sin dejar a nadie atrás.

Los ODS, que entraron en vigor en enero de 2016, son un conjunto de objetivos, metas e indicadores de aplicación universal que fijan resultados cuantitativos en las tres dimensiones —social, económica y ambiental— del desarrollo sostenible. Abordan cuestiones críticas relativas a la sostenibilidad, como la pobreza, el cambio climático, la desigualdad, el desarrollo económico y la protección de los ecosistemas. Los ODS serán implementados en todos los países, en las diferentes escalas territoriales.

A pesar de que los ODS no son jurídicamente obligatorios, se espera que los gobiernos los adopten como propios, empleándolos como brújula para armonizar los objetivos a los compromisos mundiales, lo cual es extensible también a nivel regional y local, siempre considerando la necesidad de adaptar el alcance y contenidos de los ODS y sus metas al contexto local y a sus competencias.

La Agenda 2030 y los ODS

La Agenda 2030 es la nueva agenda internacional de desarrollo que se aprobó en septiembre de 2015 en el seno de Naciones Unidas.

Esta Agenda pretende ser un instrumento para la lucha a favor del desarrollo humano sostenible en todo el planeta, cuyos pilares fundamentales son la erradicación de la pobreza, la disminución de las vulnerabilidades y las desigualdades, y el fomento de la sostenibilidad. La Agenda 2030 es universal. Con ella se ha reconocido que las necesidades de desarrollo son las mismas para todas las personas, independientemente del lugar donde vivan.

Todas las personas necesitan de salud, educación, vivienda, empleo, energía, igualdad, paz y ecosistemas sanos para vivir dignamente, tanto ahora, como las generaciones futuras.

La Agenda contiene 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que habrán de ser alcanzados de aquí a 2030 y representan sin duda una oportunidad para que los países y sus sociedades emprendan un nuevo camino con el que mejorar la vida de todos, sin dejar a nadie atrás.

Los ODS, que entraron en vigor en enero de 2016, son un conjunto de objetivos, metas e indicadores de aplicación universal que fijan resultados cuantitativos en las tres dimensiones —social, económica y ambiental— del desarrollo sostenible. Abordan cuestiones críticas relativas a la sostenibilidad, como la pobreza, el cambio climático, la desigualdad, el desarrollo económico y la protección de los ecosistemas. Los ODS serán implementados en todos los países, en las diferentes escalas territoriales.

A pesar de que los ODS no son jurídicamente obligatorios, se espera que los gobiernos los adopten como propios, empleándolos como brújula para armonizar los objetivos a los compromisos mundiales, lo cual es extensible también a nivel regional y local, siempre considerando la necesidad de adaptar el alcance y contenidos de los ODS y sus metas al contexto local y a sus competencias.